Reestablecer contraseña

La dirección de correo electrónico está asociada a tu cuenta.

¿Por qué registarse?

Full Confession Control

Actualizar / eliminar o editar tus confesiones.

Notificaciones

Suscríbase para recibir notificaciones por email con las respuestas a tus confesiones.

Publicidad

¿Quieres publicitarte con nosotros? Comienza creando una cuenta.

¿Tienes alguna confesión laboral?

El nombre es opcional o puedes poner un seudónimo si lo deseas.

El Show de la pensión.

Les voy a contar lo más breve que pueda la historia, solo para desahogarme.

Conocí al pastel a los 14, el tenía 23, aunque cueste creerlo yo era muy inocente e incluso quería casarme virgen, así de pastel.

Mi papá era alcohólico y maltratador. Mi mamá buena pa' la fiesta e inmadura. Ninguno fue ejemplar, ambos súper tóxicos, sin embargo a ambas los amo y ya los perdoné. Solo lo digo para darles contexto de porque mis papás no estaban tan involucrados en lo que me pasaba, yo no sentía confianza suficiente para decirles que había un hombre mayor, que me hablaba en términos sexuales y al que me aferré porque me daba el cariño que mis papás me negaban. Cuando quedé embarazada, me sacaron la cresta a palos, me quebraron el palo y me siguieron dando. El cobarde en ese momento inventó que estaba trabajando y como era mayor y mi papá un cobarde también, no le hizo nada.

El loco me ultra manipuló, de partida me mintió con su edad, me mintió sobre que había terminado la media y un sin fin de mentiras y manipulaciones para que yo tuviera relaciones con el, solo tengo un testigo y es una chica que tenía un año más que yo y que no me podía ayudar. Mi razonamiento no era bueno y yo no sentí que hubiera alguien a quién confiarle lo que me pasaba. Porque sufrí mucho.

Todos los días desde que me embarace me decía cosas hirientes, 'ya no eres virgen, así que estás sucia'... Cosas así por lo bajo, siempre me amenazaba con dejarme y yo lloraba porque no lo hiciera.

Recién cuando nació mi hijo, pude abrir algo los ojos, lo suficiente como para saber que no quería estar con él y así fue como nos separamos. En una ocasión hasta le pegó a mi mamá, porque ella lo enfrentó en la calle.

Lo demandé por pensión y créanme que nada, hoy tengo abogado y me está ayudando, espero conseguir algo de justicia, en serio no lo hago por la plata. Mi vida a mejorado mucho, en todo aspecto y no lo necesito, soy muy agradecida de ello, sobre todo en estos tiempos.

Sé que puede parecer un buen consejo decir: ' olvídalo', que todo pasé, pero no es tan simple, fue demasiado, las terapias, las demandas. El daño me lo hago sola, porque la imagen del padre para mí hijo es un misterio, yo no hablo prácticamente nada de él, ni para bien ni para mal, porque siento que no estoy lista para esa conversación,por lo tanto solo le respondo lo que me pide, de manera muy impersonal.

Quiero creer que la vida solita se encarga de cagarse a la gente que ha sido muy mala. Pero la experiencia me dice que no. Muchos de ellos andan como si nada por la vida mostrando las maravillas de su buen vivir, a pesar de haber pisado a cuanta gente pudieron en el camino.

Tengo el grave problema de que me cuesta mucho ver maldad en la gente, por suerte la única vez que me fue mal con eso, se trató del padre de mi hijo.

Nadie hizo nada, era más fuerte el que dirán y lo empotada que yo estaba de este despreciable ser, todo esto pasó hace doce años, entonces también era mucho menos capaz de darme cuenta de lo que pasaba, el compadre siguió joteandose niñas y yo en vez de verlo como un pedófilo o similar, solo atinaba a sentirme celosa y poca cosa.

No es tan fácil soltar, si alguien tiene la receta, prometo seguirla al pie de ella letra, porque está es una historia que cuando vuelve, me destruye.

Obvio tiene que haber voluntad de olvidar, pero no sé en qué lugar de mí corazón se encuentra.



No te reprimas. Completamente anónimo.

Suscríbete a nuestra lista de correo.

Ingresa tu email y te mandaremos las últimas confesiones
Nosotros valoramos tu privacidad, nunca compartiremos tu correo con nadie.