Reestablecer contraseña

La dirección de correo electrónico está asociada a tu cuenta.

¿Por qué registarse?

Full Confession Control

Actualizar / eliminar o editar tus confesiones.

Notificaciones

Suscríbase para recibir notificaciones por email con las respuestas a tus confesiones.

Publicidad

¿Quieres publicitarte con nosotros? Comienza creando una cuenta.

¿Tienes alguna confesión laboral?

El nombre es opcional o puedes poner un seudónimo si lo deseas.

Venganza tardía

Hace unos años atrás por una discusión sobre un negocio con mi papá que no nos involucraba directamente a ambos, si no sólo a él y su socia, brotaron palabras que en realidad me dolieron bastante en esa época,' contigo perdí varios millones y no me ando quejando de eso y ahora que me equivoque con mucho menos tú te encargas de recordármelo a cada rato'.

La cosa es que, sí, efectivamente me tiré las bolas los primeros años de la carrera y terminé expulsado, trabajé un año y volví a ingresar a la misma carrera, misma universidad, mismas personas, esta vez costeando mi educación yo mismo. La cosa es que cada tanto mi papá me recordaba que había fracasado y que esa plata mejor la hubiera gastado en otra cosa.

Pasó el tiempo y me titulé, tuve la buena suerte de encontrar trabajo en lo mío, en un área que era mi hobby de toda la vida, buen ambiente laboral y la paga bastante buena. Fui en ascenso constante y en lo familiar mantenía lo de siempre, relación con mis padres, mi polola de hace más de 15 años, amistades de básica, media y universidad. Todo estable. Estaba esperando un último ascenso para empezar a realizar mi jugada, que básicamente era devolver la plata que mi papá dijo haber perdido, junte por un lapso de dos años y medio veinticinco millones de pesos aparte de otro tanto que tenía para el pie de una casa en el lugar que siempre quise en mi ciudad de origen.

Mi polola me apoyaba, pero no del todo, o por lo menos no de la forma que yo quería. Para juntar tal cantidad de dinero fue necesario trabajar mucho, hasta tarde, meses completos sin descanso y nulas vacaciones, esto desencadenó que me fuera alejando de todos, padres, polola que a esa altura todos estaban esperando la invitación al matrimonio, y amigos. En una fecha cercana a fiestas patrias inaugure mi casa, invite a mis cercanos y se desarrollo todo en un ambiente festivo y alegre, aunque a varios los pillo de sorpresa inclusive a mi polola y mis padres que ni sospechaban que pude pagar una casa y no solo poder pagar una casita vieja en el centro, que para mi era una joyita, con su techo todo oxidado y las paredes medias agrietadas, era feliz ahí, me sentía en lo mío.

Al mes siguiente, por Octubre me decidí a realizar la que yo denomine venganza: pagarle a mi papá con creces el error que había cometido en pagar mi educación, a mi polola el poco apoyo que me brindó y el creer que comprar una casa en determinado sector era una locura. Los cite con el engaño de que haría un pequeño asado para anunciar la llegada de mi polola a la casa, que a la fecha seguía viviendo en la casita vieja, no la quise llevar a la nueva casa por diversos motivos, era raro para ella que siguiera pagando mi cuota de la renta si ya me había llevado todo a mi nueva casa, solo deje ahí parte de mi escritorio y archivos.

Por contraparte a mi polola la cite para darle un regalo a mis padres. Pues bien el anuncio era el siguiente: papá por todos esos años de sacrificio en que perdiste dinero conmigo, te hago entrega del total de la suma gastada y otro restante por si algo queda en deuda y con este acto no quiero volver a saber de ti, lo lamento por mi mamá que siempre fue buena y leal, pero se que remara para tú lado. Y a ti amor, pues bueno, esto llega hasta aquí, tú falta de apoyo me ayudó en parte a seguir tratando de avanzar, pero cansa no tener ayuda y que solo veas por ti. Y a ti mamá mi ayuda será para cuando la requieras, eso si que no incondicional, porque hay cosas que no transaré.

De mis amigos poco se, me he vuelto solitario y de vez en cuando salgo con alguna compañera de trabajo o personas de ese círculo, cuando viajo por trabajo trato de contactarme con alguien, pero en fin, me siento solo, no triste del todo porque cumplí con lo que me prometí, pero a veces pienso que el rencor no fue la mejor opción de actuar, a veces veo que mi papá anda preguntando por mi en donde trabajo, pero la orden es expresa, no trabaja aquí, lo trasladaron. Otras veces lo he visto en mi casa esperando, prefiero pasar de largo y evitar toparme con él, con mi mamá me junto, hasta ahora nunca me ha tendido una trampa para obligarme encontrar con mi papá, pero me cuenta lo mal que se encuentra y que se arrepiente cada tanto de haber dicho lo que dijo. El siempre me decía que no debía ser rencoroso y que yo era rencor puro.



No te reprimas. Completamente anónimo.

Suscríbete a nuestra lista de correo.

Ingresa tu email y te mandaremos las últimas confesiones
Nosotros valoramos tu privacidad, nunca compartiremos tu correo con nadie.