Reestablecer contraseña

La dirección de correo electrónico está asociada a tu cuenta.

¿Por qué registarse?

Full Confession Control

Actualizar / eliminar o editar tus confesiones.

Notificaciones

Suscríbase para recibir notificaciones por email con las respuestas a tus confesiones.

Publicidad

¿Quieres publicitarte con nosotros? Comienza creando una cuenta.

¿Tienes alguna confesión laboral?

El nombre es opcional o puedes poner un seudónimo si lo deseas.

Comienzo mi confesión con un miedo tremendo…

Hace años estuve casada y con el que en ese entonces era mi esposo decidimos que no queríamos ser padres, ya que la verdad estábamos en otra, nos gustaba disfrutar de la vida y pertenecíamos a grupos swinger y nos pasábamos los fines de semana haciendo trios e intecambio de parejas, éramos felices en esa, no le hacíamos daño a nadie y lo pasábamos bien.

Pasó el tiempo y yo ya no quise seguir, lo hablé con mi esposo y bueno nunca llegamos a acuerdo porque yo quería cambiar nuestro futuro, tener hijos y a él sinceramente eso no le gustaba esa idea.

Nos separamos, todo fue muy tranquilo, en paz, no tuvimos problemas de ningún tipo, éramos adultos y comprendíamos que si no podíamos compartir nuestros intereses lo mejor era buscar la manera de ser felices, y así llegamos al divorcio.

Al año conocí a alguien y formalizamos nuestra relación, nos casamos y hoy tenemos un bebé de 7 meses. A decir verdad mi esposo es completamente diferente a mi ex, es más nunca le he comentado lo que hice antes, creo que no venía al caso, además que con los pensamientos que él tiene, nunca lo entendería ni menos permitiría hacer algo así, para él la pareja es sagrada y lo comprendo, pasado pisado dicen por ahí. Somos muy felices, estamos tranquilos y tenemos una linda familia, nos amamos y sinceramente me gusta esta vida, lo que hice antes fue un tiempo y ya ni siquiera añoro esos encuentros.

Hace unos tres más o menos, llegó a trabajar acá a la empresa un tipo que se me hizo cara conocida pero nunca le presté mayor atención, cabro joven, personalidad chispeante, muy simpático. No trabajamos directamente así que me daba lo mismo si estaba o no. Un día le celebramos el cumpleaños a una compañera y me lo encontré y se acerca a mi y me dice “Hola te acuerdas de mi’” lo miré y la verdad es que no lo recordé… bueno este chico participó con nosotros en varias oportunidades en un trío sexual hace algunos años, solo que ahora usa barba y el cabello mas largo. Casi me caí de espalda, no lo podía creer… como tan chico el mundo. Le dije que yo ahora ya no estaba en eso, que tenía familia y un hijo, que ya ni siquiera estaba con la pareja que él conoció, que porfavor fuera discreto porque obviamente en la oficina no saben de las cosas que uno hace en la intimidad, listo, me dijo ok y se alejó riéndose.
Me dije, esto trareá cola! Han pasado los días y la semana pasada fuimos a almorzar un grupo y ahí estaba él, no se le ocurre nada mejor que sacar el tema “Ustedes chiquillos, harían un trio? Entre risas todos empezaron a dar su opinión, algunos con asco, otros con placentera curiosidad, y tu? Me dice, le respondí que ese no era un tema para almorzar y todos rieron.

Resumen el lunes viene y me dice abiertamente que se quiere acostar conmigo, que si no lo hago le contará a todos lo que hicimos incluido mi marido que según lo que averiguó es un cartucho.
Le dije que lo hiciera que me daba lo mismo porque yo negaría todo, me dijo “Estás segura” y se fue.

No se que hacer, tengo tanto miedo, soy muy feliz y temo que esto acabe con mi felicidad, es verdad que hice cosas en mi pasado de las cuales no me arrepiento porque era lo que en ese momento quería hacer, pero ahora porque? Porque retroceder si ahora encontré la felicidad y mi paz en otras cosas?

Que hago? Estoy consiente que si mi esposo sabe, lo pierdo para siempre…



No te reprimas. Completamente anónimo.

Suscríbete a nuestra lista de correo.

Ingresa tu email y te mandaremos las últimas confesiones
Nosotros valoramos tu privacidad, nunca compartiremos tu correo con nadie.